De acuerdo a la política de sostenibilidad de PEVASA y con el objeto de conocer el alcance de las mejoras que tiene el Código de Buenas Prácticas pesqueras sobre las especies sensibles como Mantas y Tiburones, y teniendo en cuenta la necesidad el conocer el impacto sobre el ecosistema, PEVASA y el Centro de Investigación Marina AZTI van a colaborar durante 2020 en un proyecto sobre herramientas de liberación de especies sensibles.

Esta iniciativa aplicará el conocimiento obtenido del Proyecto HELEA, desarrollado por AZTI, y se llevará a cabo a bordo de nuestros atuneros cerqueros en el océano Atlántico.

Este proyecto es así mismo la continuidad de una prueba piloto realizada a bordo de uno de nuestros buques en el Atlántico. A finales del 2019 se marcó una manta diablo (Mobula tarapacana) con una marca sPAT-355 en los momentos previos a su liberación. Esta marca previamente configurada envió señales satelitales de posición para comprobar su estado de salud en los días posteriores.

Los resultados fueron satisfactorios según la interpretación por los expertos del análisis de las posiciones recibidas. La Manta diablo, una vez liberada, llegó a realizar movimientos verticales típicos y continuó con un patrón migratorio habitual en su especie.

A pesar de que se estima que la tasa de supervivencia de las liberaciones parece ser alta, como indicó la prueba piloto, el objetivo es que la supervivencia plena alcance la totalidad de las especies sensibles. Por eso en PEVASA constatamos la necesidad de profundizar en el conocimiento del resultado de las liberaciones que se realizan a bordo.

El proyecto, asi como el correcto manejo de las herramientas, serán supervisados por el observador científico que se encuentra a bordo y esperamos disponer de resultados que sirvan para implementar medidas de liberación de especies sensibles aún más efectivas, así como a mejorar el conocimiento de nuestro impacto sobre las especies no objetivo de nuestra pesquería.

 

Bermeo, mayo de 2020