El grupo PEVASA da un paso más en su compromiso con la pesca sostenible mediante la instalación de un sonar de muy alta resolución en el atunero Playa de Aritzatxu, suministrado por Simrad Spain. Se trata del sonar SIMRAD CS90, desarrollado en el departamento de SENSORS & ROBOTICS de Kongsberg Maritime, empresa matriz de Simrad Spain.

Además de permitir una operativa fácil e intuitiva, la principal característica de este sonar omnidireccional de banda ancha es la obtención de imágenes con una resolución más alta. Esto es posible gracias a su amplio rango de frecuencia ajustable (70-90 kHz), que mejora la detección y evita interferencias y ruidos.

Esta característica es una de las que destaca Iñaki Uriarte, responsable técnico de la flota, tras sus observaciones en el monte submarino Coco-de-mer, en el océano Índico. De hecho, resalta la limpieza y claridad de las imágenes del cardumen en contextos de ruido elevado, como pueden ser las operativas realizadas en las proximidades de este monte. En tales situaciones, el SIMRAD CS90 destaca por discriminar el cardumen sin necesidad de recurrir a la sonda, algo que no es posible con otros sonares. Las imágenes tomadas durante dicha operativa así lo atestiguan. Como se puede ver, el SIMRAD CS90 es capaz de discriminar un banco de aleta amarilla a 100 metros de profundidad y cerca del fondo.

En aguas someras la reverberación puede provocar que las detecciones sean imprecisas y la imagen esté repleta de ruido, pero con el SIMRAD CS90 se mantiene limpia, mostrando todos los detalles de alrededor. Aquí podemos observar claramente el banco de aleta amarilla a una distancia de 600 metros.

El hecho de poder discriminar el atún cuando se encuentra pegado o, incluso, en la estela del propio barco contribuye a una estimación más precisa de la cantidad de cardumen, como muestra la imagen de más abajo. En palabras de Uriarte, contar con esta información tan detallada con antelación permite al patrón tomar una decisión más sostenible para el caso de que merezca más o menos la pena el lance por la cantidad detectada. Además, para tomar la decisión más adecuada en cada momento, todas las detecciones van contrastadas con otros equipos instalados en el buque como la sonda lateral.

La implementación de este sistema responde al punto dos del decálogo para la pesca sostenible de PEVASA, donde el grupo se compromete a la utilización de medidas tecnológicas que aumenten la selectividad del arte en pro de una pesca más responsable. Este aspecto se engloba dentro del objetivo general de PEVASA de minimizar más todavía el impacto negativo que pueda tener la actividad pesquera. En este sentido, el sonar SIMRAD CS90 se presenta como el aliado perfecto para cumplir con esta meta.